Sospecha

Creo que la casa sabe algo.

Desde hace ya algún tiempo no sonríe

y ayer me preció oír un sollozo

recorrer de esquina a esquina la buhardilla.

 

No cree merecer tanto abandono.

Con los ojos del perro más perdido

rastrea en mi mirada una respuesta.

 

Creo que la casa sabe algo.

¿Será por qué no vamos como antes

o tal vez es que haya descubierto

la intención del cartel en su fachada?